Entrevista a Javier Fernández (Club Triatlón Vilagarcía): “El deporte ha forjado mi forma de ser, me ha inculcado mis valores y me ha hecho crecer como persona”

Nuevo martes y nuevo post en nuestro blog que poco a poco va ganando más visitas. Hace unas semanas, redactando otro post, hablábamos con Javier Fernández, deportista del Club Triatlón Vilagarcía a quien el deporte le ayudó a superar una situación bastante complicada. Hemos querido entrevistarle para conocer más a fondo su historia y podemos adelantaros que sus palabras transmiten ganas, superación, motivación, solidaridad y positivismo. Os animamos a leer estas líneas, seguro que como mínimo en algún punto os invitaran a una interesante reflexión. ¡Muchas gracias por tu tiempo Javier!

P: Hola Javi, en primer lugar, como siempre hacemos con todos los deportistas, nos gustaría que te presentases: ¿Quién es Javier Fernández y qué funciones desempeña dentro del Club Triatlón de Vilagarcía?

R: Javi Fernández, un deportista muy popular de 38 años que lleva haciendo deporte desde muy pequeño como cualquier niño de aquella época, quién a los 12 años descubre su verdadera pasión, el ciclismo, gracias a la Peña Ciclista Sta. Marta de Ortigueira. El deporte ha forjado mi forma de ser, me ha inculcado mis valores y me ha hecho crecer como persona. Mi lema es disfrutar, disfrutar y volver a disfrutar.

En el Club Triatlón Vilagarcía formo parte de la directiva y soy administrador de las RRSS. Un club que ha nacido con los pilares de la amistad y esfuerzo, con las ganas de juntar a todos los practicantes de triatlón de la zona en un mismo club.

P: ¿Cuándo y por qué comenzaste a practicar triatlón?

R: En el 2007 realicé mi primer triatlón, el Triatlón popular de Esteiro, Muros. Me decido a realizar un triatlón porque era un deporte que unía en ese momento mis dos pasiones: carrera y bici. Llevaba unos años corriendo, ya que era lo más fácil para practicar y lo que menos tiempo me sacaba, al principio me ha costado un montón. La bici la tenía aparcada, aunque de vez en cuando salía en ella. Nadar lo llevaba muy mal, fue y es lo que más me cuesta. Había miedo por la natación, pero las ganas y la valentía hicieron que pudiera descubrir este deporte con mi amigo Oscar Fernández.P: ¿Practicas o has practicado algún otro deporte? ¿Algún deporte que todavía no hayas probado y que te gustaría experimentar en un futuro?

R: De joven he practicado muchos porque éramos unos locos de practicar todo lo que veíamos en la TV: fútbol, baloncesto, tenis, vóley, fútbol sala, ciclismo y atletismo. Hoy en día sigo disfrutando de este maravilloso deporte porque junta tres magníficas modalidades. Muchas veces desconecto del triatlón como el conjunto de los tres deportes, pero los practico individualmente en forma de pruebas de MTB, trail, travesías… No me suelo centrar en pruebas típicas de triatlón, busco otras muchas que me aporten experiencias, soy un poco coleccionista de momentos y vivencias. Soy un enamorado del deporte y hay muchos deportes que me gustaría practicar: surf, piragüismo, canicross… y ahora me llaman mucho las pruebas de orientación.

P: Además del triatlón, ¿a qué te dedicas en tu día a día?

R: El triatlón es un hobby, como el deporte en general, intentamos disfrutar de él para desconectar un poco del día a día. Me ayuda a desconectar, abrir la mente y pensar en muchas cosas cuando lo estoy practicando, la cabeza está en continuo movimiento. Sobre la bici salen un montón de ideas que plasmo en mi día a día. Una manía es que tengo un bloc de notas en el teléfono y cuando surge una idea, una frase o cualquier cosa la tengo que anotar. En mi día a día soy gerente de una Estación de Servicio, bueno, llamémoslo administrativo. Por qué no decirlo, me hubiese gustado estar más relacionado con el deporte pero no pudo ser. INEF fue mi primera opción, al final me decanté por química y la cosa no fue la deseada. Gracias al club estoy un poco más metido dentro del deporte.

P: Sabemos que el año pasado en el Campeonato de España XTerra protagonizaste toda una hazaña al recorrer 13 km a pie cargando con tu bicicleta. ¿Qué fue lo que sucedió? ¿Qué hay en esa cabeza para poder enfrentarse de esa forma a una situación así?

R: Pues un desafortunada caída, donde la rueda delantera chocó con un árbol y se rompió, no hubo manera de solucionarlo y decidí seguir adelante, ya no importaba la clasificación pero si las ganas de acabar una prueba que guardaré con especial cariño por los ánimos de los rivales y la cercanía de algunos deportistas élite que admiraba por su calidad humana. La verdad que yo no lo llamaría hazaña, habría mucha gente que haría lo mismo, pero no lo voy a negar… no me gusta dejar las cosas a medias (risa). Me sorprendió la repercusión mediática, que varios medios digitales nacionales se hicieran eco de la anécdota. Recuerdo a un chico invidente que realizaba la prueba en tándem, eso sí que es una hazaña. Las cosas que ves en el deporte difícilmente las encuentras en otras partes, esas historias que me motivan y me encanta conocer. Me gustaría que a esta gente tan luchadora se le valorara más y se les diera mucha más difusión. Viendo a esta gente piensas en tus problemas y te dices en que tonterías nos paramos.

P: ¿Qué valores crees que se pueden aprender a través del triatlón?

R: Ya no solo en el triatlón en el deporte en general. Aunque hoy en día están apareciendo valores que deberían estar fuera del deporte fruto de la sociedad de este momento. Yo puedo dar gracias a que siempre tuve muy buenas personas, que fueron los que me inculcaron esos valores, sobre todo a la Peña Ciclista Santa Marta de Ortigueira, una gran familia, me acuerdo con gran cariño de muchos que la formaban. Me aportaron perseverancia, lucha, esfuerzo, superación, compañerismo, sensibilidad, humildad, gratitud, prudencia, competitividad, disciplina, espíritu de sacrificio, respeto, responsabilidad, compromiso, trabajo en equipo y diversión.

P: ¿Qué recomendaciones o consejos le darías a alguien que está pensando en empezar con el triatlón?

R: Para el que empieza en triatlón o en cualquier deporte le diría que sobre todo venga con ganas de disfrutar de cada momento que puede ser único,  lo vuelvo a decir es muy importante disfrutar, disfrutar y volver a disfrutar pero nunca olvidarse de hacer disfrutar a los demás. La constancia y motivación personal, aunque casi más importante es ser el motivador de los compañeros. Empaparse de todo lo que nos rodea en el mundo del deporte. No importa lo bueno que seas si no eres cercano y ayudas a los demás. Al final todos los deportes son de equipo por muy individuales que sean. Crecerás haciendo crecer a los demás.

P: A través de tu colaboración en un post que publicamos hace unas semanas supimos que en 2011 tuviste un grave accidente que te tuvo 15 días en la UCI. ¿Qué ocurrió y cómo ayudó el deporte en tu recuperación?

R: Si, el martes 13 de enero de 2011, menos mal que no soy supersticioso (risa).  Salía de trabajar, a tres kilómetros de mi trabajo me caigo con el coche por un terraplén de 20 metros hacia la autopista, estoy allí  bastante rato inconsciente hasta que desde arriba un camionero ve unas luces.  Llego al hospital, no parece nada grave porque por fuera apenas hay lesiones, la clavícula y 7 costillas rotas. Empiezan hacer pruebas y ven que la respiración no es la adecuada, respiro con medio pulmón y las paredes del corazón llenas de sangre. Se temían lo peor. Me internan en la UCI y allí permanezco durante 15 días. Todos los días pensaban en una intervención drástica porque no era posible que un cuerpo aguantara en esa situación todo ese tiempo pero les ha demostrado que puede aguantar además de quedar sin ningún tipo de secuelas. Una vez ya recuperado paso a hacer revisiones y me empiezan a contar que de no ser deportista y tener el corazón tan fuerte sería difícil que hubiese quedado sin secuelas o algo peor. Se asombran de la evolución tan rápida donde el corazón ha trabajado sin ningún tipo de intervención. El último día de revisión me pidieron permiso para presentar la recuperación de un corazón de deportista y otro de un no deportista.  Resumiendo, el deporte me devolvió la vida. Es más, a los 3 meses estaba totalmente recuperado, haciendo mis mejores marcas y sobre todo con otra actitud y mentalidad.

P: ¿Qué reflexiones o pensamientos has tenido durante esos 3 meses y en qué te ha cambiado esa experiencia?

R: Durante el tiempo que estuve en la UCI pensaba en el sufrimiento de mi familia y la gente que me apreciaba. Me parecía un submundo irreal, era el único que estaba consciente y me gustaba conocer las historias de la gente que me rodeaba. Valoré cada ánimo que me llegaba, de personas que me quedarán marcadas para siempre. De los que ni preguntaron, no les guardo rencor pero sé con quién puedo contar. Pensaba lo que te puede cambiar la vida en un abrir y cerrar de ojos.  En mi cabeza se repetían una y otra vez los fallos que cometía en mi vida y había que cambiarlos e intentar estar en continua evolución sin pararme un segundo, crecer como persona y valorar todo lo que  me rodeaba. No perder ni un solo momento de los que te  brinda la vida. Empezar a conocerme a mí y conocer a los que me rodean. Ayudar en lo que se pudiera, voluntariado, ong’s, etc.

Tampoco te voy a mentir, el deporte no salió en ningún momento de la cabeza, en realidad le debía mucho, largas caminatas por el monte reflexionando sobre mi vida y sobre lo que podía aportar. Nunca fui de demostrar mucho el cariño que sentía por la gente que apreciaba y era otra de las asignaturas pendientes. También cambió mi forma de ver la vida y todo lo que tenía en mente para disfrutar más de ella sin importar tanto un futuro, vivir el momento. No enfadarse nunca y despedirse siempre con una sonrisa y con buena cara porque dentro de un instante no sabes lo que va a suceder. Confiar en la gente, abrirme más al mundo, no decir nunca que no, todas las personas te pueden aportar algo y puedes aprender de cada una de ellas. Esos tres meses los dediqué además a realizar tablas deportivas,  formas de entrenar… es un mundo que me apasiona.

P: ¿Qué crees que hace tan especial al Club Triatlón Vilagarcía? ¿Por qué está creciendo y ganando tanta notoriedad en estos últimos años?

R: La verdad es que se creó con 14 deportistas que entrenábamos juntos y estábamos en diferentes equipos y en el 2016 fue el momento de dar el paso. En poco tiempo creció mucho pero siempre con los pies en la tierra. Esta temporada son 48 fichas de triatlón, 10 de ciclismo y 6 socios. Cada miembro que entra da más valor al club, todos sus deportistas aportan mucho. La buena gente que es. La verdad que cada uno lleva esa filosofía inicial del club. Nos gusta estar presentes en nuestra ciudad, aportar con mucha humildad con lo que nos gusta hacer. Así se crearon algunas pruebas de carácter colaborativo como las Trizancadas Solidarias y el 100×100 acuático por la integración y cada deportista se involucra con estas causas un montón.

De vez en cuando también llegan los resultados que nos lo hacen sentir como de todos. Es un deporte individual pero nosotros lo consideramos de equipo porque para conseguir esos títulos individuales siempre hay gente detrás ayudando a esos premiados. Si nos piden ayuda o colaboración ahí estaremos siempre, aportando nuestro granito.

P: ¿Alguna prueba o competición que recuerdes con especial cariño y por qué?

R: Todas tienen algo especial, porque procuro vivirlas al máximo. La que más recuerdo fue en el 2014 El Desafío Islas Cíes, porque era un gran reto para varios del club, lo habíamos entrenado juntos y fue muy emocionante esperándonos en la línea de meta. También mi primer Larga Distancia (3800m+180+42), sobre todo pq no confiaba en esta locura y la saqué adelante a pesar de ir 20 km pinchado en bici, había que acabarlo y además salió muy bien, preparado con mucho mimo con mi compañero de locuras Gustavo. Jugaba cerca de casa, en As Pontes, después de llevar tantos años lejos me gustaba que mis conocidos conocieran mis locuras. Al Ocean Lava le tengo especial cariño porque descubrí que todo es posible, sin pensarlo me colgué la medalla de bronce y fue gracias a que mis compis de club me empujaron con los ánimos hasta la meta. El Maratón de O Porto por lo que he aprendido y el Maratón de Coruña por la marca realizada pero sobre todo por la preparación con Pedro, persona a la que admiro enormemente.

No sigo que al final todas me emocionan, de todas las pruebas saco algo positivo, les tengo gran cariño a todas (combinada del Soplado, Pedals de Foc, Cuatro Picos, Xterra Málaga, Aviaman, Vuelta a Burgos MTB, Vuelta a Portugal MTB, Campeonato de España Soria…)

P: ¿Cuáles son tus objetivos en lo deportivo para esta temporada?

R: La planificación de objetivos pintaba bien, Xterra Portugal, Xterra Suiza, algún larga distancia de franquicia Ironman, dos Vueltas MTB y maratón de Valencia. Pero las cosas no están saliendo muy bien y sobre todo no estoy disfrutando como me gustaría por unas molestias que arrastro desde hace más de un año. Por tanto la temporada este año me la plateo para volver a disfrutar y lo que surja. Bueno, es algo que hago a menudo, soy poco de planificar, allá donde el destino me llama allí estoy yo, sin negarme a nada (risa).

Aparcada la planificación toca volver a ser Javi, motivado y disfrutando, lo único que me he propuesto es hacer el Camino de Santiago en bici desde Francia, allá por Junio. Es algo a lo que tengo ganas desde hace mucho tiempo y nunca tuve la ocasión, pero más allá de lo religioso es más volver al Javi pensativo y seguir cargando la mochila de experiencias.

P: Para terminar, como de costumbre, te dejamos completa libertad para que le dediques unas palabras a quien tú quieras. ¡Muchas gracias por colaborar con nosotros!

R: Las últimas palabras son dedicadas a las personas que me enseñan cada día, me ayudan a crecer, sienten mis logros como los de ellos, a los que sonríen, a los que me aguantan, a los que me acompañan, a los que me dan cariño, a los que me animan, a los que me enseñan el camino, a los que me cuidan, a los que me escuchan, a los que me abren su corazón, a los que me cuentan sus historias, a los que me motivan, a los que luchan cada día por sus sueños, a los que me valoran por lo que soy, a los que me inculcaron mis valores, a los que me hicieron sufrir para no desistir, a los que me hacen disfrutar, a mis incondicionales, a los que intentan conocerme, a los que me piden consejos, a los que se reinventan, a los que nunca se quejan, a los que sacan tiempo para entrenar, a los que viven el deporte como yo, a la gente maravillosa que me encontré en el camino con el deporte, a los que nunca fallan, a los que se preocupan, a los que me acompañan a mis locuras, a los que siempre esperan, a los que les robo tiempo, a los que te devuelven el saludo entrenando… Muchos saben quiénes son y otros sencillamente no lo saben porque todavía estoy aprendiendo a demostrar mis sentimientos. A TODOS ELLOS MIL GRACIAS.

Aprovecho para recordaros nunca os olvidéis de disfrutar, ahí reside todo, creo que no lo había dicho todavía. Volvamos a vivir el deporte como hace años, nunca dejar escapar esa esencia. Es mucho más que logros, objetivos, medallas, RRSS, locuras, marcas, estatus, palmaditas, aplausos…

.